El colesterol es una sustancia importante para el cuerpo humano, pero en exceso puede ser perjudicial. Hay dos tipos de colesterol: el LDL y el HDL. Conocer la diferencia entre ambos y cómo afectan la salud es fundamental para mantener un estilo de vida saludable.

Comprende el colesterol HDL y LDL y su impacto en la salud

Colesterol Bueno Y Malo | Farmaes
Colesterol Ldl Vs. Colesterol Hdl: ¿Cuál Es La Diferencia Y Cómo Afecta Tu Salud? 3

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en todas las células del cuerpo humano.

Aunque es esencial para la producción de hormonas, vitamina D y ácidos biliares que ayudan a la digestión, un exceso de colesterol en la sangre puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón.

Hay dos tipos principales de colesterol: el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL).

El colesterol LDL se conoce como «colesterol malo» porque puede acumularse en las paredes de las arterias y formar placas, lo que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

El colesterol HDL, por otro lado, se considera «colesterol bueno» porque ayuda a eliminar el exceso de colesterol de la sangre y reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

Entonces, ¿cómo afecta el colesterol LDL y el colesterol HDL a tu salud?

El colesterol LDL y su impacto en la salud

El colesterol LDL puede acumularse en las paredes de las arterias y formar placas, lo que se conoce como aterosclerosis. Si las placas crecen lo suficiente, pueden obstruir el flujo sanguíneo y causar una enfermedad coronaria, que puede provocar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Además, el colesterol LDL también puede contribuir al endurecimiento y estrechamiento de las arterias (arteriosclerosis), lo que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

¿Qué indica los niveles de colesterol?

Los niveles de colesterol LDL en la sangre deben mantenerse bajos para reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Un nivel de colesterol LDL deseable es inferior a 100 mg/dl. Si tienes niveles elevados de colesterol LDL, tu médico puede recomendarte cambios en el estilo de vida, como hacer más ejercicio y seguir una dieta saludable y baja en grasas saturadas.

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para reducir los niveles de colesterol LDL.

De modo más natural, desde Farmaes tambíen te recomendamos la gran variedad de suplementos naturales que existen en el mercado y que te ayudaran a mantener unos niveles de colesterol con ingredientes principales como:

Omega-3: Los suplementos de omega-3 pueden ayudar a reducir el colesterol LDL y aumentar el colesterol HDL. El aceite de pescado es una fuente común de omega-3.

Plantas esterol y estanol: Estos suplementos se asemejan a las moléculas de colesterol y pueden ayudar a bloquear la absorción del colesterol en el intestino, lo que reduce los niveles de colesterol LDL.

Levadura de arroz rojo: La levadura de arroz rojo contiene una sustancia llamada monacolina K, que puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL.

Fibra soluble: La fibra soluble se encuentra en alimentos como la avena y las legumbres y también se puede tomar como suplemento. La fibra soluble puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL.

El colesterol HDL y su impacto en la salud

El colesterol HDL ayuda a eliminar el exceso de colesterol de la sangre y reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

El colesterol HDL actúa como un «limpiador» de colesterol, transportando el exceso de colesterol de las arterias al hígado, donde se procesa y se elimina del cuerpo.

Un nivel deseable de colesterol HDL es superior a 60 mg/dl. Si tus niveles de colesterol HDL son bajos, tu médico puede recomendarte cambios en el estilo de vida, como hacer más ejercicio y seguir una dieta saludable y baja en grasas saturadas.

También se pueden recetar medicamentos para aumentar los niveles de colesterol HDL.

Cómo mantener niveles saludables de colesterol

Para mantener niveles saludables de colesterol, se recomienda seguir una dieta saludable y baja en grasas saturadas, hacer ejercicio regularmente, evitar fumar y mantener un peso saludable. También es importante controlar regularmente los niveles de colesterol en la sangre y trabajar con tu médico para desarrollar un plan de tratamiento adecuado si es necesario.

Deja una respuesta